Memoria 2011

Nuestra agrupación nace a mediados del año 2011 por iniciativa de un grupo de personas que quieren colaborar para que la medicina antroposófica en Chile, llegue a la gran mayoría de crecientes pacientes, a un precio justo y con un abastecimiento adecuado a las necesidades de éstos.

Durante el año pasado, se iniciaron gestiones conducentes a elaborar una estrategia para dimensionar y conocer las diferentes áreas así como los actores que intervendrían en una posible solicitud a la autoridad de salud, en el sentido de conseguir algún tratamiento especial para la importación de los medicamentos antroposóficos, principalmente por la singularidad de ellos al compararlos con los medicamentos de la medicina convencional o alopática,  ya que para llevar a cabo los tratamientos médicos antroposóficos, que son altamente individualizados,  se requiere de una enorme multidiversidad de medicamentos y sustancias, pero en cantidades decimales; por otra parte, si se registraran tal como se hace con un medicamento convencional,  resultaría en un alto costo que es insostenible para un medicamento antroposófico del cuál se importarían pocas unidades, en relación a las cantidades que se importan de medicamentos convencionales.

Al poco andar en la elaboración de la estrategia antes mencionada, se pudo ver la real envergadura de esa tarea, ya que era una cuestión que podía requerir de muchos meses e, incluso, hasta un par de años de gestión, antes de saber de algún resultado. El anhelo inicial se fue transformando en una empresa muy compleja, a medida que los asesores nos fueron dando una imagen de lo que vendría por delante. Habría que haber contactado y motivado a una diversidad de personas del sector salud, como a parlamentarios pertenecientes a la comisión de salud, para empezar, y sin tener la certeza que  hubiesen ayudado en este objetivo, además de enfrentar un enorme costo, implícito en el tiempo, e imposible de solventar sólo con las cuotas de los participantes de la asociación.

Por ello se solicitó a fines del año pasado, una reunión con la Dra. María Teresa Valenzuela, Directora del Instituto de Salud Pública de Chile, quién recibió a miembros de la asociación con una cálida acogida a los planteamientos de APMA, indicándonos el camino para concretar nuestros propósitos de promover el registro e importación, en una forma expedita y a un costo razonable para las empresas representantes de los medicamentos antroposóficos europeos.

Este trámite, a partir de aquella reunión, debiera ser relativamente fluido, y estamos en las gestiones necesarias para que puedan empezar a registrarse algunos medicamentos de la farmacéutica antroposófica, lo cual va a depender, en gran medida, de la colaboración que puedan prestar los diferentes laboratorios de medicamentos antroposóficos, sobre todo en lo relativo a la disponibilidad de la documentación técnica que, de todas maneras, nos va a exigir el ISP.

A los laboratorios europeos, queremos hacerles saber del creciente interés de la comunidad de pacientes por la medicina Antroposófica y sus medicamentos en Chile, ya que es preciso dar una respuesta positiva a esta comunidad que requiere con urgencia disponer adecuadamente de estos medicamentos en nuestro país.

Para finalizar, es importante manifestar que si en conjunto con todas las entidades involucradas somos capaces de conseguir el continuo suministro de medicamentos en forma regular y a un precio justo, habremos completado la primera etapa que se ha propuesto esta asociación.

Una vez asegurado el registro y libre importación, la tarea será más bien un camino de adecuada difusión y soporte para la medicina Antroposófica y sus medicamentos y terapias. Pero para ello se requiere de mucha cooperación de los distintos amigos y pacientes de la medicina antroposófica, como de las distintas instituciones o impulsos vinculadas a la antroposofía, ya que la difusión en los colegios y otras entidades relacionadas, no ha sido todo lo exitosa que se requiere, principalmente porque no contamos con personas que puedan dedicar el tiempo suficiente a esta tarea.

Por otra parte, contamos con un dinámico sitio web donde pueden apoyar a APMA en línea. También en el sitio  podrán estar todos los pacientes y amigos informados de todo lo que está a nuestro alcance para ofrecerlo a ustedes.

Dentro de las labores para los próximos años, está participar activamente para que se contemple desde la proposición de una nueva Constitución de la República, una medicina amplia y libre para todos sus ciudadanos, que incluya todas las necesidades, sin imposición de intereses de los conglomerados e instituciones de salud como las conocemos en la actualidad. Así mismo, debieran tener cabida todas las medicinas y terapias, más allá de las que hasta ahora conocemos como convencionales.

Si se lograra modificar la Constitución, el diálogo con clínicas e instituciones de salud para que se incluya a la medicina Antroposófica en tratamientos y coberturas de salud en todo nuestro país, será mucho más fluido. Si ello no fuera posible en un plebiscito para las próximas elecciones de 2013, será necesario redoblar los esfuerzos para lograrlo con las políticas vigentes.

 

 

Juan Enrique Abadíe

Presidente Directorio APMA