Terapias Artísticas

Valor Terapéutico de las Distintas Disciplinas Artísticas
 
La práctica de un arte, y también su experiencia para el espectador, adquiere profundidad gracias al conocimiento y vivencia de las fuerzas formativas que son convocadas al juego por el artista. Estas fuerzas, inherentes a cada arte, modelan la vida anímica en virtud del constante esfuerzo de concentración que exige su práctica. La consecuente armonización de las propias fuerzas anímicas del artista se orienta renovadamente hacia cada acto creativo.
La vivencia interior que va desarrollando el artista, gracias al esfuerzo constante en su trabajo y en la búsqueda de la armonía y belleza del mismo, actúa terapéuticamente y se irradia hacia la vida de todos los días.
Puesto que son muchos los aspectos anímicos que se movilizan, tanto en la práctica como en la contemplación de cualquiera de las artes, el terapeuta deberá encontrar entre las diferentes disciplinas artísticas aquéllas que ofrecen el valor curativo adecuado para tratar cada uno de los diferentes desequilibrios o anomalías que presenten sus pacientes. Desde esta perspectiva, el artista, orientado por el médico terapeuta tratante, podrá guiar al paciente en la realización de un trabajo que le permita despertar aquellas capacidades artísticas que serán de ayuda en su proceso terapéutico.
 
DIBUJO DE FORMAS      CARBONCILLO       ACUARELA       MODELADO